domingo, 23 de julio de 2017

Málaga, parque temático turístico kitsch, capítulo 52. Y como colofón, este espanto estético en la plaza de Montaño.

Una fachada asquerosa, llena de pegatinas y suciedad, y con una trampa para viandantes en la esquina.




Málaga, parque temático turístico kitsch, capítulo 51. Otra pizarrita.

Cómo no, con su pizarrita, tapando la visión de San Felipe y molestando a los viandantes y a los coches en la complicada calle Guerrero, con accesos de garaje y una peligrosa curva sin visibilidad.


Málaga, parque temático turístico kitsch, capítulo 50. Cutedrad de rótulo de plástico en edificio del s. XIX



Málaga, parque temático turístico kitsch, capítulo 49. Urge una restauración.

Necesario un remozado de esta fachada de San Felipe, atacada por algún musteriense con aerosol.



Málaga, parque temático turístico kitsch, capítulo 48. Esperemos no ver toallas colgadas en esta histórica balconada.


Málaga, parque temático turístico kitsch, capítulo 47. Un horror, tapando un clásico portal.


3 vídeos de la salida del Carmen del Perchel, vista desde las bóvedas de la Catedral.





Carmen del Litoral, con Pasa la Soledad.


Pasión y Gloria.


No es normal, es la Virgen del Carmen del Perchel.


Cármenes, de El Palo, Olías y el Perchel.


El Perchel, visto desde el Cielo.


Carmen del Litoral, con Callejuela de la O


Carmen del Litoral, con Caridad del Guadalquivir.


Carmen del Litoral, con sones macarenos.


Carmen del Litoral, En el cielo de tus ojos.


sábado, 22 de julio de 2017

Málaga, parque temático turístico kitsch, capítulo 46. Plaza de la Merced, paraje publicitario.


Málaga, parque temático turístico kitsch, capítulo 45. Carteles publicitarios adosados a monumentos.

En este emblemático espacio, justo bajo uno de los leones de la plaza de la Merced, un cartel publicitario de una velada de boxeo. Para colmo el Ayuntamiento de Málaga colabora con el acto y el cartel, haciéndose cómplice de este despropósito.


Málaga, parque temático turístico kitsch, capítulo 44. Otro bodrio, invadiendo la vía pública.


Málaga, parque temático turístico kitsch, capítulo 43. Tenderetes por doquier.


Todas las pegas del mundo para instalar dos retablos cerámicos en la fachada de este edificio, pero luego toda la permisividad para este espantoso tenderete.

Málaga, parque temático turístico kitsch, capítulo 42. Cochambre publicitaria en edificios históricos de calle Granada.



Málaga, parque temático turístico kitsch, capítulo 41. Más que Dos Aceras, calle Dos Toallas. La lacra de los AT



Carmen del Litoral, una nueva imagen para Málaga.


jueves, 20 de julio de 2017

Málaga, parque temático turístico kitsch, capítulo 40. Cuchillos jamoneros en plena calle.

Uso de cuchillos en un espacio no restringido. Ciertamente peligroso.

Málaga, parque temático turístico kitsch, capítulo 39. Cabina telefónica para abrirse las venas.

Indescriptible. Demoníaco. Onírico. Faltan adjetivos para describir este engendro publicitario.


Málaga, parque temático turístico kitsch, capítulo 38. Las macetas BienvenidoMisterMarshall.2.0


Málaga, parque temático turístico kitsch, capítulo 37. Chambaillo para ver la Liga Alemana.


Málaga, parque temático turístico kitsch, capítulo 36. La estantería todoacien.


Málaga, parque temático turístico kitsch, capítulo 35. La lámpara diabólica que tapa el palacio barrico.


viernes, 14 de julio de 2017

Carmen de Olías, julio 2014.


Carmen de Antequera, julio 2015.


Málaga, parque temático turístico kitsch, capítulo 34. El efecto fachada de la Catedral.

Nos contaba el catedrático  de la UMA, Juan Antonio Sánchez López, en uno de los curso de guía turístico de la Catedral, organizados por la Diócesis de Málaga, cómo las fachadas de algunos edificios singulares pueden generar un impacto emotivo en las personas que se los topan de improviso. Es el llamado efecto fachada, muy propio del Barroco, y en Málaga tenemos un claro ejemplo cuando accedemos a la plaza del Obispo desde la calle Fresca. Así, tras el entramado de callejas surge impactante la fachada del primer templo de la ciudad, todo un discurso narrativo en sus tondos pétreos, circunstancia ante la que nadie puede quedar indiferente.

Pues bien, la plaza del Obispo, ha perdido toda su esencia de lugar de encuentro o paseo, convirtiéndose en una terraza de bar gigante, donde algunos mamotretos, como los de la foto, rompen el efecto fachada de manera brutal.

Así, destruir o minorar el efecto fachada es igual que destruir la propia fachada, ya que ésta tiene una proyección externa que supera el ámbito del propio edificio.

ESPEREMOS QUE SEMEJANTE BODRIO, PANEL DE PRECIOS DE CONSUMICIONES, ( O MÁS BIEN, "CON SUS MICCIONES") SE RETIRE DE INMEDIATO AL IGUAL QUE LA CATETADA DE LOS ROTULITOS CON LAS DISTANCIAS KILOMÉTRICAS.




domingo, 9 de julio de 2017

Málaga, parque temático turístico kitsch, capítulo 33. Comienza la reacción de los malagueños.

Aunque tímidamente, algunos ciudadanos están reaccionando a la lacra del turismo impersonal de masas que está acabando con Málaga. Aquí tienen un ejemplo. Esperemos que haya una reacción organizada y efectiva que consiga que el centro de Málaga siga siendo un lugar de residencia, y no un parque temático turístico de mal gusto.


Málaga, parque temático turístico kitsch, capítulo 32. Ya mismo cortan los árboles.

Está claro que la usurpación al ciudadano de la calle Bolsa es patente. La inmensa sombrilla acaba con los rayos del sol y con el espacio, que queda reducido a un pequeño hueco, por el que no pasarían dos sillas de rueda en sentido contrario. Para colmo, diverso material del negocio se acumula en la otra acera. Fíjense como hasta el parterre del árbol ha sido tomado por un espantoso macetero.

¿Para qué gastar tanto dinero en un acerado de calidad? ¿Para que sea usurpado por los bares?

  

Málaga, parque temático turístico kitsch, capítulo 31. Destrucción de una casa histórica

.. y en su lugar una nueva pesadilla de apartamento turístico impersonal.



Málaga, parque temático turístico kitsch, capítulo 30. No te sientes, chavala

Y como todos los bares sacan mesas, sillas, parasoles, anuncios, helados gigantes, pizarras escritas en inglés, etc. etc. se suman también las tiendas de ropa, como esta Chavala Fun, o sea divertida, pero no acogedora, porque pone unas sillas con una mesa a la puerta de la tienda, pero incluye un cartelito prohibiendo sentarse en las sillas. Dice que es "por seguridad". Si es por eso, pues que no ponga unas sillas inseguras.



Málaga, parque temático turístico kitsch. Capítulo 29. Trampas para viandantes.


Málaga, parque temático turístico kitsch, capítulo 28. El bocadillo de Gulliver

Otra pesadilla de mal gusto. El bocadillo gitante.


Málaga, parque temático kitsch, capítulo 27. Emulando a Pamplona.

De nuevo, otro ejemplo de mal gusto, de agresión visual que se adentra en la vía pública, como esta vaca de cartón piedra en la calle Estafeta, perdón, calle Císter, junto al Museo de Málaga. Es otro ejemplo de publicidad fraudulenta, engañosa, así como un peligro para invidentes y niños, ya que pueden tropezar con semejante mamarracho. Menos mal que la cornamenta no está afilada.

sábado, 8 de julio de 2017

Málaga, parque temático turístico kitsch. Capítulo 26. El portal clausurado.

El centro se despuebla. Se van los habitantes y vienen los turistas. El ruido hace imposible conciliar el sueño. Los alquileres se desorbitan y la ciudad se convierte en un decorado. Así, los portales dejan de tener sentido. Ningún ciudadano entra o sale de ellos, no hay vecinos, los carritos de la compra se convierten en maletas. No hay niños que vayan a los colegios. El centro, en resumen, se convierte en una ciudad fantasma, en un escaparate. Aquí ven un portal anulado, como símbolo de la muerte del centro de Málaga.

Málaga, parque temático turístico kitsch, capítulo 25. Imposible pasar por Bolsa- Strachan.

No, no es la playa de la Misericordia un domingo de julio. Es la calle Bolsa, por la que no se puede pasear ya que está invadida de sombrillas y mesas. Seguramente el acceso de un coche de bomberos, incluso de pequeño tamaño, se vería obstaculizado, aumentando el tiempo para llegar a un hipotético incendio en este entorno.




Málaga, parque temático turístico kitsch, capítulo 24. Lepanto se une a la fiesta.

La emblemática cafetería, referente del cuidado y el buen gusto en calle Larios se contagia de la macarrada de los rótulos en pizarras escritos en inglés. Esperemos que rectifiquen. Lo del atril daría para un capítulo aparte.


Málaga, parque temático turístico kitsch, capítulo 23. Pedro de Mena, camuflado.

La entrada al Museo Revello, con la escultura de Pedro de Mena, recordándonos la ubicación de su antiguo taller queda totalmente eclipsada por maceteros, toldos y unas abominables pizarras de un bar, con un mal gusto insuperable.




Málaga, parque temático kitsch, capítulo 22. Atentado idiomático.

Me parece genial que el bilingüismo impere en algunos rótulos, pero lo patético es que perdamos palabras castellanos, como check inn, o sea REGISTRO o INSCRIPCIÓN.



Málaga, parque temático kitsch, capítulo 21. Indigestión de fotocopias.

De nuevo en la calle Cañón, un rótulo de un imposible amarillo plastificado que merecería ser bombardeado por los cañones similados de la Catedral. Desmerece del lugar.

  

Málaga, parque temático kitsch, capítulo 20. Una pesadilla en calle Cañón.

Paseando por este emblemático lugar nos encontramos esta pesadilla, a la entrada de un comercio lúdico. No se sabe si es el acceso a una discoteca torremolinense de los años ochenta o la entrada al pasaje del terror. El mal gusto es superlativo. Para colmo, el rótulo en inglés y sin traducción.